La muestra seleccionada incluyó a 3.000 participantes con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años, y procedentes de todas las comunidades autónomas españolas. En el estudio se tuvieron en cuenta variables como la clase social, el nivel de estudios, el lugar de trabajo, el índice de masa corporal, y el padecimiento de enfermedades crónicas. Tras las encuestas, se extrajeron las siguientes conclusiones:

Conciliación saludable

Las españolas sienten una mayor satisfacción en el plano personal (77%) que en el profesional (55%). Además, las mujeres que trabajan fuera de casa declaran sentirse más realizadas en ambos ámbitos, concretamente aquellas que están casadas (con o sin hijos) y las solteras (con hijos), frente a las separadas o divorciadas. Asimismo, aquellas mujeres que tenían mayor nivel de estudios declaraban sentirse más realizadas en el ámbito personal.

Ejercicio físico

El porcentaje de mujeres que realiza deporte no llega al 30%. De aquellas que lo practican, un 52% afirma realizarlo por salud y un 18% para adelgazar. No obstante, y a pesar de los beneficios en la salud y la estética, un 72% de mujeres afirma haber iniciado algún tipo de actividad física y abandonarla después. Ello se puede deber a que 6 de cada 10 mujeres planifican sus tareas, pero más de la mitad no consigue cumplir con todas ellas.

Cuidado personal y salud

Más del 50% de las mujeres dedica menos de una hora semanal al cuidado personal. Ello se debe a que 6 de cada 10 mujeres realizan una planificación de sus tareas pero más de la mitad no consigue cumplir con todas ellas.

Chequeo médico

Un 75% de las mujeres es consciente de que es recomendable realizarse un chequeo médico general al año, pero sólo el 45% asegura llevarlo a cabo. Las revisiones ginecológicas son muy importantes para garantizar el estado de salud de la mujer en las distintas etapas de la vida. Sin embargo, el número de mujeres que asegura hacerlo tampoco llega al 50%.

Medicamentos

La automedicación ha aumentado de un 19 a un 27% en 2016. Por otro lado, el cáncer (44%) es la patología que más preocupación suscita entre las encuestadas. Si bien el cáncer de mama es el cáncer más habitual en mujeres, las revisiones ginecológicas no han aumentado por este motivo.

Bienestar general

Las mujeres que valoran más negativamente su estado de bienestar son aquellas que tienen edades comprendidas entre los 45 y 54 años. El principal motivo es que no se sienten bien emocionalmente. Las más jóvenes, de entre 18 y 24 años, se muestran más positivas. Un 85% de ellas tiene expectativas de que su bienestar mejorará en 5 años.

Alimentación

Tomar 5 frutas diarias es una recomendación habitual entre los nutricionistas, para ingerir las cantidades de vitaminas y fibras diarias recomendadas. El número de mujeres que consume estas cantidades, sin embargo, no llega al 2,3%.

Cinco, también, es el número recomendado de comidas diarias para mantener un buen tránsito intestinal, buena asimilación de las propiedades de los alimentos, buenos niveles en sangre de azúcar, etc. Esta recomendación de comidas si es seguida por casi el 50% de las encuestadas. Además, el 96% afirma alimentarse con comida casera, lo que multiplica los beneficios del número de comidas realizadas.

La hidratación, por otra parte, sigue siendo materia pendiente. Las mujeres que consumen menos de un litro de agua al día no llegan al 25%, mientras que un 18% declara beber más de 2 litros diarios.

Descanso

Por último, el número de horas de descanso influye especialmente en la percepción y estado de salud general. Un 47% declara dormir de 7 a 9 horas diarias, que además coincide con aquellas que tienen estudios de máster o doctorado. Aquellas que tenían estudios primarios, secundarios o sin estudios aseguraban dormir menos.

En relación a las franjas horarias de sueño, un 33% se acuesta entre las 12 de la noche y las 2 de la mañana frente al 59% que se acuesta entre las 10 y las 12 de la noche. Los principales motivos que creen que les quita el sueño son el estrés y los nervios.

Los hábitos femeninos están todavía lejos de ser completamente saludables. Si bien se observa una tendencia natural a mejorar el estado de salud, a aumentar la preocupación por cuidarse, y a encontrar un equilibrio físico y mental que compatibilice todas las facetas personales y profesionales.