Tras entrevistar a más de 1.000 españoles, 51% varones y 49% muejeres, entre fumadores y no fumadores, la compañía biomédica ha concluido que la salud y la calidad de vida siguen siendo las principales razones para abandonar el tabaquismo, si bien un 18% de los encuestados refiere la inversión monetaria que supone o el daño colateral al entorno familiar.

Según este estudio, la adicción implica un gasto extra de 51,64 € más al mes para cada fumador que, además, invierte el doble de dinero en alcohol que una persona no fumadora; 29 € de media frente a 13. Sin embargo, la asignación que reservan los consumidores para dejar el vicio es ínfima: 3 € de media.

Para los autores, estas cifras demuestran la falta de interés en invertir recursos para dejar el tabaco. Por su parte, la revista International Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease ha estimado que la financiación de terapias antitabáquicas en pacientes con EPOC ahorraría al presupuesto sanitario español un total de 4.258.000 € en 5 años.

Frente a estas cifras, el 32% de los exfumadores señalan que la mayor dificultad para dejar el consumo es la ansiedad y la perspectiva de una recaída. 7 de cada 10 fumadores han intentado dejarlo en algún momento, pero han necesitado 4 intentos para abandonarlo de manera definitiva.

Los resultados de “Rompe con la Nicotina” alertan de que, a la hora de buscar apoyos, un 10% de la población no sabría dónde acudir o no vería necesario contar con la ayuda de un profesional. Sin embargo, los datos señalan que simplemente una conversación de pocos minutos con un médico duplica las posibilidades de éxito del paciente.