La suplementación de vitamina D en niños con deficiencia es una de las opciones más prometedoras para mejorar la masa ósea máxima (MOM), cuyo aumento del 10% podría reducir a la mitad el riesgo de fractura durante la etapa adulta, según un estudio de las universidades de Beirut (Líbano), Tasmania (Australia) y Helsinki (Finlandia), entre otras.

Tal como explica el British Medical Journal, los autores hicieron un metaanálisis previo a nivel de estudio; es decir, obtuvieron los datos agregados de los estudios ya publicados, por lo que no contaban con los datos individuales de cada paciente. El presente protocolo ha sido diseñado para obtenerlos. El metaanálisis de datos de pacientes individuales (DPI) tendrá como objetivo determinar si el efecto de los suplementos de vitamina D sobre la densidad mineral ósea (DMO) en niños difiere según el estado basal de vitamina D.

Los investigadores se valdrán de ensayos aleatorizados controlados con placebo en los que se informe de la DMO en niños y adolescentes menores de 20 años pasados 6 meses desde el comienzo de un tratamiento con suplementos de vitamina D. Según informa el texto, ninguno de estos pacientes podrá tener condiciones médicas coexistentes ni tratamientos que causen osteoporosis.

Los efectos del suplemento de vitamina D sobre la DMO se medirán en el cuello femoral, la cadera total, la columna lumbar, el antebrazo proximal y distal, y el contenido mineral total de los huesos del cuerpo; mientras, para el metaanálisis de DPI se realizarán exámenes de 25-hidroxi vitamina D.

“Dado el impacto de las fracturas osteoporóticas sobre el sistema de salud, la comunidad y los pacientes, es fundamental poner en práctica estrategias efectivas y eficientes para su prevención a largo plazo”, resumen los autores, cuyo metaanálisis “proporcionará la evidencia más sólida hasta la fecha del papel de la vitamina D en la optimización del desarrollo óseo infantil y respaldará acciones clínicas y de salud pública basadas en la suplementación”, concluyen.