trastornos dermatológicos cutáneos

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins han descubierto que los trastornos dermatológicos cutáneos con picazón son más comunes de lo que se pensaba en un principio. De hecho, el hallazgo, publicado en el Journal of Investigative Dermatology del que se hace eco Eurekalert, muestra que el prurigo nodularis (PN) puede asociarse con otros trastornos dermatológicos cutáneos, así como trastornos sistémicos y de salud mental.

El prurigo nodularis no tiene cura. Por esta razón, los científicos buscaban determinar las condiciones asociadas que son más comunes en pacientes con PN, en comparación con pacientes similares sin NP. De hecho, el dermatólogo de la Universidad Johns Hopkins, Shawn Kwatra, reconoce que muchos pacientes que tiene prurigo nodularis tienen afecciones graves de salud asociadas que necesitan atención más inmediata y muchos de ellos pueden pasar desapercibidos.

La psoriasis y el eccema son causadas por un sistema inmunitario hiperactivo. Sin embargo, la causa molecular subyacente del prurigo nodularis se desconoce. Por esta razón, Kwatra y su equipo decidieron estudiar esta causa. Para ello, buscaron pacientes de 18 a 64 años con seguro médico que presentaron 2 o más reclamaciones de seguro relacionadas con PN, mantenidas durante 3 meses o más, y comparadas con pacientes sin PN, pacientes con dermatitis atópica y pacientes con psoriasis.

Estudio

Identificaron a 7095 personas con NP, 23 882 con dermatitis atópica sin PN y 38 283 con psoriasis sin PN. Con estos números, calcularon que más del 72 por cada 100 000 personas están afectadas con PN, principalmente mujeres con una edad media de 50 años. “Los números reales pueden ser más altos. Nuestros datos solo incluyeron personas con seguro de salud y entre 18 y 64 años”, reconoce Amy Huang, estudiante de Medicina.

“Los números reales pueden ser más altos. Nuestros datos solo incluyeron personas con seguro de salud y entre 18 y 64 años”.

De hecho, según los institutos nacionales de salud, el prurigo nodularis puede desarrollarse a partir de otras enfermedades de la piel u otros problemas de salud que pueden ser comunes en las familias e incluso los factores ambientales pueden aumentar el riesgo de desarrollarla. Además, descubrieron que las personas con PN cuentan con mayor riesgo de desarrollar VIH, linfoma no Hodgkin o trastornos mentales.

“Estamos ansiosos por comprender mejor la PN porque ayudará en el manejo de nuestros pacientes», dice Kwatra. A su juicio, su objetivo es informar a otros médicos sobre la frecuencia de las afecciones asociadas a la PN. Su finalidad es guiar un estudio de diagnóstico dirigido y basado en la evidencia. “El reconocimiento mejorado de la enfermedad y los estudios de traducción en curso proporcionarán más pistas sobre el desarrollo de la PN”, destaca el investigador.

Tratamiento

Incluye fototerapia, esteroides tópicos y manejo no indicado con supresores inmunes y anticonvulsivos. No obstante, Shawn Kwatra incide en que lo importante es que los médicos estén bien informados sobre las afecciones relacionadas para que la PN se pueda diagnosticar y manejar adecuadamente. Asimismo, las iniciativas de investigación incluyen el examen de los patrones de PN en niños y adultos de 65 años o más. Además, la investigación incluye cómo el tratamiento de PN afecta a estas poblaciones.

En este sentido, para Kwatra con una población tan grande de personas que tienen esta enfermedad desatendida, “solo hemos arañado la superficie. No obstante, estamos felices de liderar la investigación de esta condición poco estudiada”, reconoce. Por último, incide en que se necesita más investigación para aclarar cómo las afecciones crónicas como la dermatitis atópica, el VIH, la insuficiencia renal y las afecciones de salud mental pueden contribuir al desarrollo de la PN.