Según informa la SEGG, el deterioro cognitivo leve es una situación que agrupa a estados intermedios entre la cognición normal y una situación de demencia de inicio. Se diferencia de la demencia, explica, en que en situaciones de deterioro cognitivo leve no hay una interferencia con las capacidades para desarrollar actividades de la vida diaria desde el punto de vista intelectual.

Este algoritmo para avanzar en el abordaje de la demencia se ha recogido en un documento presentado en el I Foro de Cronicidad SEGG-SEMG 2017 que se celebra en Valladolid. En este encuentro, el presidente de la SEGG, José Antonio López Trigo, ha destacado que el deterioro cognitivo leve es un “reto importante” para los clínicos: un reto en el diagnóstico, en el pronóstico y en la actitud terapéutica.

Partiendo de esta premisa, el disponer de un algoritmo diagnóstico y un algoritmo terapéutico supone un paso muy importante para el médico, ya que le ayuda en la toma de decisiones en cada fase de la atención, facilita el proceso de diagnóstico y mejora la toma de decisiones en el tratamiento.

Desde la SEMG, su presidente, Antonio Fernández-Pro Ledesma, ha subrayado que la colaboración entre la SEMG y la SEGG supone “el exponente máximo de una puesta en común, tanto en la toma de decisiones en la cabecera del paciente, como en el manejo de un paciente crónico y frágil”. A su juicio, es muy importante la puesta en común entre sociedades que tienen objetivos comunes, para de este modo poder “buscar sinergias que nos hagan más fuertes en defensa del ciudadano y el profesional”.