Un cuarto de la población adulta mundial no hace suficiente ejercicio; esto significa que 1.400 millones de personas no realiza la actividad física mínima necesaria para evitar riesgos cardiovasculares, metabólicos y otras enfermedades, de acuerdo con el primer estudio de las tendencias mundiales de ejercicio físico, realizado por investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y publicado en la revista The Lancet Global Health.

Tal y como recoge la agencia SINC, el trabajo analiza el ejercicio físico realizado en 2016, actualizando de esta forma las estimaciones que se llevaron a cabo en 2008. Los resultados revelan que, en general, desde 2001 casi no ha habido cambios en la actividad física global de la población adulta. Un 28% de ella no hizo ejercicio suficiente como para mantenerse saludable.

“A diferencia de otros grandes riesgos de salud, los niveles de inactividad física no están disminuyendo, y más de un cuarto de todos los adultos no están siguiendo las recomendaciones para una buena salud”, ha advertido la autora principal del trabajo, Regina Guthold.

De acuerdo con el estudio de la OMS, en 2016 una de cada 3 mujeres (un 32%) y uno de cada 4 hombres (23%) no hizo la cantidad de actividad física recomendada para mantenerse saludable: al menos 2 horas y media de actividad moderada o 75 minutos de actividad intensa a la semana. La investigación incluye datos de 1,9 millones de adultos de 168 países relacionados con la actividad en el hogar, el trabajo, durante el transporte y el tiempo libre. En 55 de los países, un tercio de la población no era suficientemente activa.

En general, los países con mayores ingresos registraron peores datos de actividad. Kuwait, Samoa Americana, Arabia Saudí e Iraq fueron los países con menos actividad en 2016, con más de la mitad de la población adulta inactiva; Estados Unidos y Reino Unido eran los siguientes países en la lista de lugares cuya población no hace suficiente ejercicio para mantenerse sana. Esa inactividad incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer, entre otras patologías.