Philip Smith, autor del estudio y profesor del programa de Educación Biomédica Sophie Davis, de la escuela de medicina CUNY, ha llevado a cabo un análisis comparativo de más de 14.000 fumadores entre mujeres y hombres. Todos ellos sometidos a un total de 28 ensayos clínicos.

Tras experimentar con chicles y parches de nicotina, psicoestimulantes como el brupopión y otros medicamentos, el equipo ha concluido que la mejor opción para las mujeres es la vareniclina, un agonista parcial del receptor nicotínico de acetilcolina, α4β2.

Tal como publica la revista Nicotine & Tobacco Research, de Oxford Journals, en el grupo masculino, los pacientes no experimentaron grandes diferencias de probabilidad entre el uso de una u otra técnica. Gracias a las investigaciones de Smith, la vareniclina ha dejado de ser “el claro ganador entre los fármacos” en general para ser una opción especialmente adaptada a las fumadoras.

Una de las buenas noticias para las más de 550.000 personas sólo en EE.UU. que se encuentran en riesgo de fallecer por esta adicción, es que tanto la vareniclina como el bupropión o las terapias de sustitución de la nicotina, están aprobadas por la Food and Drug Administration (FDA).