El estudio analiza las diferencias de presión en la interfaz (manta de presiones) en las posiciones de decúbito supino y decúbito lateral sobre 2 planos de apoyo: una cama de hospital estándar y un plano de almohadas. Los médicos indican que la presión de la interfaz se registró en 27 pacientes con lesión medular (22 hombres y 5 mujeres).

El estudio indica que con el uso de las almohadas se consiguen disminuciones significativas en las presiones máximas, presiones medias y superficies de contacto. “De esta manera, el riesgo de úlceras por presión (más de 32 milímetros) de las zonas de apoyo en decúbito supino pueden prevenirse”. La investigación señala que el plano de almohadas para las posturas en decúbito lateral obtiene diferencias son más pequeñas (p <0,005).

Además de estas razones, la úlcera puede aparecer por la humedad en casos de incontinencia urinaria, ya que esta produce una maceración de la zona del sacro que, unida a la presión de estar acostado boca arriba, produce la lesión.

Los médicos indican que existen más posibilidades de que el paciente padezca estas úlceras y tiene el sistema inmunológico deprimido o está deshidratado. Estas lesiones se producen por la presión que ejercen los huesos contra la cama, entre ellos esta una piel fina que se queda sin riego sanguíneo debido a la presión. Esta falta del riego sanguíneo produce una necrosis en la zona que da como resultado la escara.