Según el presidente de Amica, Tomás Castillo, el proyecto busca cambiar la vida de las personas desde una nueva visión, que se centra en sus capacidades mientras la discapacidad "pasa a ser algo secundario". En el centro se atenderán a niños y adolescentes con varios programas de fisioterapia, logopedia y apoyo conductual.

La musicoterapia y el botiquín emocional son otros de los programas innovadores de Amica en este centro, que cuenta con un proyecto dirigido a las personas mayores. Castillo ha señalado que ese es el "gran cambio" que propone Amica.

El centro cuenta con un ambiente multidisciplinar para analizar las posibilidades de las personas según sus capacidades y limitaciones, como son la atención social, que incluye información, asesoramiento y tramitación de ayudas, gestiones y acceso a recursos; la atención a la infancia y la rehabilitación, que abarca desde programas para el desarrollo de habilidades cognitivas hasta el apoyo al equilibrio emocional y afectivo.

Amica considera que la apertura del nuevo centro representa "un gran salto" porque es una infraestructura cercana a la comunidad, "donde están los demás", donde aprenden y conviven. Se trata de que formen parte de ella, se integren y convivan en esa comunidad, que se pretende dinamizar con actividades en la ciudad.

A la inauguración del centro, que ha abierto sus puertas en el número 2 de la calle Castilla, han asistido el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; la vicepresidenta y consejera de Política Social, Eva Díaz Tezanos, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, entre otras autoridades.