“Las partículas de cromo y cobalto que circulan por la sangre y se eliminan por la orina, podrían resultar tóxicas a determinados niveles, por lo que era necesario estudiarlas” justifica Alejandro Álvarez Llanas en una nota de prensa. El traumatólogo, y autor principal del estudio que publica la revista médica Hip International, ha explicado que el trabajo perseguía un doble objetivo.

Aumento en los niveles de cromo y cobalto

Por un lado, dice, “era importante conocer más sobre los mecanismos de producción de cromo y cobalto en los pacientes con prótesis de par metal-metal, así como averiguar el motivo por el que, en algunas prótesis, el aumento de cromo y cobalto era más llamativo y, en otras, menos”.

En este sentido, los autores consideran que no existe relación entre el aumento de las partículas de cromo y cobalto con el resto de factores de desgaste conocidos: grado de actividad física, tamaño de los componentes de la prótesis o el peso del paciente.

Tras analizar los casos de 50 pacientes con prótesis de par metal-metal y par metal-cerámica y 25 controles sanos, Llanas y su equipo sugieren que los niveles elevados de cormo y cobalto pueden estar “influenciados por factores corrosivos que aún no se han establecido y que es necesario seguir investigando”.

Corrosión en las prótesis

Por otro lado, matiza Llanas, “era necesario averiguar la capacidad de estas partículas metálicas de cromo y cobalto, con carga iónica, para alterar el estrés oxidativo de los pacientes y generar un perjuicio potencial”. En esta línea de estudio, los datos han permitido confirmar que no se produce tal alteración del estrés oxidativo en la prótesis.

“Es una buena noticia para la salud”, celebra el traumatólogo sobre esta cuestión, que “había generado incertidumbre y preocupación en pacientes y cirujanos”. Según cálculos de los autores, esta duda afectaba a las decisiones de más de un millón de pacientes que llevan prótesis a lo largo de todo el mundo.

“La prótesis total de cadera es una de las intervenciones más frecuentes en el campo de la cirugía ortopédica”, señala la nota; ya que “resuelve de forma eficaz el problema de dolor y la limitación funcional en los pacientes con artrosis de cadera”.

Harris Hip Score

Durante el desarrollo de la tesis, el equipo valenciano ha cuestionado la eficacia de la Harris Hip Score, la escala más empleada a nivel internacional para la medición de los resultados funcionales de las prótesis de cadera.

Llanas y su equipo consideran que las mediciones pueden mejorarse mediante acelerómetros, el método que ellos mismos utilizaron en los experimentos del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia.

“Los acelerómetros permiten determinar de forma objetiva la actividad física de los pacientes y estudiar su posible influencia en la formación y liberación de nanopartículas metálicas de cromo y cobalto”, concluyen.