El linfedema facial es una patología poco frecuente y suele ser secundario al tratamiento de tumores de cabeza y cuello, según señala el estudio. Los investigadores indican que la enfermedad de Morbihan es una rara entidad que se caracteriza por la aparición de eritema y edema en el tercio medio y superior de la cara, de consistencia habitualmente dura. Su diagnóstico, valoración y tratamiento es muy complicado.

Los médicos ilustran el estudio con la presentación del caso de un paciente derivado a consultas de rehabilitación por edema facial duro y dificultad para apertura ocular. La intervención rehabilitadora junto con el drenaje linfático manual consiguió una mejoría del edema, de la dureza y de la dificultad de la visión, valorado mediante la escala visual analógica.

Los médicos indican que la morbus morbihan se caracteriza también por afectar con mayor intensidad la zona superior de la cara, principalmente restringida a la frente, los párpados, la nariz y las mejillas. Los investigadores creen que es una complicación poco frecuente de la rosácea y llevar una pequeña induración fibrótico.

El estudio indica que los rasgos característicos son un cuadro clínico típico con alteraciones histológicas. Diagnóstico y tratamiento son difíciles debido a la ausencia de hallazgos de laboratorio específicos y en la mayoría de los casos es una resistencia clínica a la mayoría de terapias.