El calzado curvo puede aliviar el dolor lumbar en pacientes crónicos, según un grupo de investigadores de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia. “El calzado de suela curva mejora la musculatura del tronco y ayuda a mantener el equilibrio al caminar”, indican los expertos. La investigación subraya que este fortalecimiento muscular contribuye a reducir el dolor crónico de baja intensidad en la zona lumbar, “que puede ser discapacitante para las personas que lo sufren”.

“A los pacientes con dolor lumbar crónico se les suele recomendar ejercicios para fortalecer los músculos del tronco, que mejoran la estabilidad de la columna en la zona lumbar, aunque siempre es difícil la adhesión a este tipo de terapias. Lo que este nuevo estudio demuestra es que el uso de calzado curvo durante unas horas al día, sin hacer otro tipo de ejercicio específico, contribuye al fortalecimiento muscular del tronco y mejora el grado de curvatura de la columna en la zona lumbar, lo que ayuda a reducir el dolor crónico”, explica el estudio.

Los expertos han contado con la participación de 40 pacientes con dolor lumbar crónico de baja intensidad. La mitad de ellos llevó calzado curvo durante 6 horas al día en un periodo de 4 semanas, mientras que la otra mitad usó su calzado habitual. Los investigadores evaluaron con una electromiografía el grado de activación de los músculos del tronco que estabilizan la zona lumbar, en concreto, de los músculos recto anterior, oblicuo interno, oblicuo externo del abdomen y el músculo erector espinal.

El equipo investigador ha comparado el grado de curvatura de la parte inferior de la columna que se obtiene con el calzado curvo frente al calzado de suela plana. “Estos resultados físicos se han contrastado, por último, con el grado de dolor y discapacidad referido por los pacientes a través del cuestionario Roland-Morris Disability, validado por la comunidad científica internacional”, explican los autores del estudio.