El cáncer de mama cuenta ya con una terapia de rehabilitación diseñada por el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), espacio de investigación mixto entre la UMA y los Hospitales Universitarios Regional y Virgen de la Victoria de Málaga. La terapia, en la que también ha intervenido la farmacéutica Novartis Oncology, está dirigida a las mujeres que se han sometido a una mastectomía.

Gracias a esta iniciativa, liderada por los profesores de la Universidad de Málaga, Emilio Alba y Antonio Cuesta, más de 50 mujeres de Málaga con cáncer de mama ya se han beneficiado de este proyecto que propone un completo plan de ejercicio físico terapéutico, hábitos alimenticios saludables y una evaluación cognitiva de los pacientes. Sus autores indican que se trata de un programa pionero.

El objetivo principal de este proyecto es trasladar toda la evidencia científica que se conoce sobre los beneficios del ejercicio físico combinado con hábitos de vida saludable en la población. Los investigadores han apostado por un programa individualizado, dirigido a mujeres operadas de cáncer de mama. Porque, tal y como aseguran los especialistas, el ejercicio y una dieta sana tienen tanta importancia en esta enfermedad como los fármacos.

Así, las pacientes, acuden 2 veces por semana durante 3 meses a la sesión de rehabilitación, un programa que combina el ejercicio físico dirigido e individualizado, impartido de manera grupal con charlas sobre educación nutricional. De manera previa y posterior al programa, se recogen algunos datos antropométricos de estas mujeres (índice de masa corporal, peso, talla y composición corporal), junto con una valoración funcional y la información recogida en cuestionarios específicos sobre calidad de vida, fatiga y dieta.