La finalidad del estudio ha sido evaluar el cuestionario de Boston como técnica de screening para el síndrome del túnel carpiano. Esta herramienta incluye cuestiones relativas al dolor, molestias, pérdida de sensibilidad, debilidad, hormigueo y funcionalidad de la mano y muñeca a las que debe responder el paciente.

Los autores del estudio emplearon diferentes metodologías estadísticas para analizar los resultados del cuestionario: Chi cuadrado, T de Student, curvas ROC y regresión logística. Los investigadores detectaron diferencias significativas en todos los ítems entre casos y controles. La diferencia global de puntuación entre los 2 grupos fue de 11 puntos.

El estudio concluye que el cuestionario de Boston es una herramienta muy útil en el screening de esta enfermedad laboral. Los resultados mostraron que el riesgo de padecer síndrome del túnel carpiano es 6 veces superior si se puntúa entre 15 y 25; y 7 veces superior si se puntúa por encima de 25.

Esta patología es muy común entre trabajadores con ocupaciones o actividades que requieran el uso repetitivo de las manos y las muñecas, asegura la aseguradora Mapfre. El incremento del número de personas que utilizan ordenadores y teclados, explica Mapfre, ha provocado un aumento del síndrome del túnel carpiano, mientras que otras lesiones ocupacionales se han estabilizado.