La realización de ejercicios de rehabilitación de la mano no supone una mejora clínicamente relevante para los pacientes de osteoartritis, según un estudio de la Unidad de Rehabilitación en Reumatología del Diakonhjemmet Hospital y el departamento de Ortopedia de la Facultad de Medicina de Oslo.

Tal como recoge el Journal of Rheumatology, los posibles beneficios o daños del ejercicio, en comparación con otras intervenciones -incluido el placebo y la no intervención- fueron evaluados mediante la revisión sistemática de 6 bases de datos electrónicas.

De todos los ensayos incluidos, 5 mostraban que el ejercicio puede mejorar el dolor de la mano en comparación con pacientes de osteoartritis que no realizaron ningún tipo de actividad; 4 ensayos señalaban una mejora en la función y otros 4 en la rigidez articular de los dedos.

Sin embargo, señalan los autores, estos trabajos aportaban pruebas de baja calidad. Además, otro estudio de más de un centenar de participantes sugería que la evidencia en la mejora de la calidad de vida de los pacientes que ejercitaban su mano era muy baja.

Según informan los investigadores noruegos, hasta 3 estudios informaron de efectos adversos relacionados con la práctica de ejercicio, si bien fueron eventos poco numerosos y sin gravedad. Los resultados, con bajo riesgo de sesgo según señalan, evidencian el bajo beneficio del ejercicio respecto al dolor, la función y la rigidez de la mano con osteoartritis.