La primera unidad ortogeriátrica de Catar será puesta en funcionamiento con el asesoramiento de un hospital español: el Hospital Universitario de La Ribera, en la Comunidad Valenciana. Según informa la Generalitat en un comunicado, será Francisco J. Tarazona, facultativo de la Unidad de Geriatría del Hospital de La Ribera el responsable de coordinar este proyecto.

Esta primera unidad ortogeriátrica se pondrá en marca en la Hamad Medical Corporation de Doha. Esta unidad se encargará del abordaje multidisciplinar de aquellos pacientes que ingresen a causa de una fractura de cadera, generalmente ancianos, tras una caída. Según destaca el Ejecutivo valenciano, Tarazona trabajará durante 6 meses con geriatras, traumatólogos, anestesistas y rehabilitadores.

Este equipo multidisciplinar coordinará nuevas guías clínicas para homogeneizar el tratamiento de estos pacientes e implantar protocolos de colaboración entre servicios. El médico español se encargará de establecer un nuevo programa de atención entre los especialistas del centro hospitalario y los servicios comunitarios ambulatorios (unidades de rehabilitación, fisioterapeutas y médicos de Atención Primaria).

La puesta en marcha de esta primera unidad ortogeriátrica en Catar nace de la colaboración con la Hamad Medical Corporation después de que su jefa de servicio de Geriatría, Hanadi Khamis Mubarak Alhamad, conociera la labor de la Unidad del Hospital de la Ribera durante la celebración del XIII Postgrado en Geriatría de la European Academy for Medicine of Ageing.

La atención multidisciplinar de la Unidad de Geriatría del Hospital de La Ribera y el abordaje integral que realiza de la fractura de cadera llamaron la atención de esta especialista y a partir de entonces los responsables del hospital de Doha consideraron que un miembro de la Unidad de Geriatría del Hospital de La Ribera debía ser quien implantara estos métodos de trabajo en su centro.

El modelo de atención integral de la fractura de cadera de La Ribera “está logrando resultados muy importantes en los centros hospitalarios donde se aplica. De hecho, en el Hospital de Alzira el 70% de los pacientes operados de fractura de cadera abandona el hospital, tras recibir el alta, habiendo recuperado la capacidad de andar”, ha concluidoTarazona.