La fibrosis quística centra un programa de fisioterapia respiratoria en el que han participado 350 personas. La iniciativa ha sido organizada por la Federación Española de Fibrosis Quística, que comenzó con el proyecto el año pasado. El programa se llama Atención domiciliaria para personas con fibrosis quística y sus familias, y ha proporcionado formación en fisioterapia respiratoria a domicilio con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los pacientes con fibrosis quística.

El programa pretende también mejorar la adherencia de las personas al tratamiento y la correcta ejecución de la fisioterapia. Durante 2017 se han realizado 1.500 visitas domiciliarias a pacientes con fibrosis quística por parte de los 16 fisioterapeutas contratados. El proyecto se ha ejecutado gracias a la subvención de 100.000 euros procedente del 0,7% del IRPF del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad gestionado por COCEMFE.

La confederación gestiona esta subvención para que sus entidades miembros puedan financiar sus proyectos prioritarios, al tiempo que les proporciona asesoramiento y realiza el seguimiento durante la elaboración, ejecución y justificación de los mismos. En este caso, el proyecto se enmarca en el programa de COCEMFE de Atención Sociosanitaria a Personas con Discapacidad en el Domicilio.

La fisioterapia respiratoria es uno de los 3 pilares básicos en el tratamiento de las personas con fibrosis quística (junto a la antibioterapia y la nutrición). Este programa fomenta la autonomía personal, contribuye a cambiar el tiempo médico por tiempo social y evita las infecciones cruzadas, ya que los pacientes realizan estos tratamientos en su domicilio, sin necesidad de trasladarse al hospital.

Según los cuestionarios de evaluación del programa, el 97% de las personas usuarias ha cumplido sus expectativas con el mismo y valoran a los profesionales con una media de 4,6 sobre 5. Por otra parte, las técnicas de fisioterapia que se aplican se han adaptado a las necesidades de la gente en un 95% de los casos, y el 75% de los usuarios que realizan la fisioterapia afirman notar cómo su capacidad pulmonar mejora o se mantiene.