La rehabilitación se ha actualizado en los hospitales de Guadarrama y La Fuenfría. Los centros han incorporado diversas mejoras para la total recuperación de los pacientes tras su paso por los hospitales de agudos. Estas mejoras se enmarcan en la apuesta del Gobierno regional por ofrecer una asistencia sanitaria global y coordinada desde el Servicio Madrileño de Salud (Sermas), en la que la Humanización de la Asistencia Sanitaria desempeña un papel fundamental.

Tras un encuentro con los profesionales del Área de Rehabilitación del Hospital de Guadarrama, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha comprobado cómo un grupo de pacientes, asistidos para su aprendizaje por el fisioterapeuta, han realizado ejercicios específicos para la rehabilitación neurológica y traumatológica gracias a 18 vídeos editados por la Universidad Francisco de Vitoria.

Posteriormente, este material es utilizado en el circuito cerrado de la habitación por el paciente, que lo lleva a casa en el momento del alta, lo que le permite aumentar el tiempo dedicado al citado trabajo y hacerlo de forma autónoma. En el gimnasio, el consejero ha conocido los ejercicios proporcionados por la asociación sin ánimo de lucro Voluntachies.

Los nuevos métodos de rehabilitación aplicados en los centros tratan de estimular las neuronas espejo de los pacientes a través de ejercicios físicos y de la repetición de movimientos planteados por el rehabilitador. En La Fuenfría, el consejero ha recorrido las 16 nuevas habitaciones individuales de la Unidad de Cuidados Paliativos, convertida ahora en una unidad específica con su área de ingreso individualizada.

El equipo del servicio es ahora multidisciplinar, formado por 2 médicos especialistas y un psicólogo clínico que proporcionan técnicas de los grupos Balint, es decir, una atención que contempla el cuidado emocional del enfermo y sus allegados. Unos 130 pacientes al año de media son tratados en esta Unidad.