A finales de 2015 se llevó a cabo un cambio sustancial en los turnos de trabajo en la unidad, y se inició un cambio en la gestión de la lista de espera mediante el registro informático de los pacientes pendientes por grupos de tratamientos, con lo que se consiguió así un mejor control y agilizar su atención, así como un seguimiento más directo por el fisioterapeuta.

En el año 2016 la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública amplió la plantilla con un nuevo puesto de fisioterapeuta. Además, el servicio de rehabilitación asegura haber mejorado sus instalaciones. Por otra parte, también desde 2015, se ha implantado gradualmente la especialización en la unidad de fisioterapia en los siguientes ámbitos:

  1. Fisioterapia neurológica de daño cerebral adquirido.
  2. Fisioterapia infantil.
  3. Fisioterapia traumatológica y reumatología.
  4. Fisioterapia en drenaje linfático.
  5. Fisioterapia en la reeducación del suelo pélvico.
  6. Fisioterapia respiratoria.
  7. Fisioterapia en la atención de cuidados fisioterápicos de pacientes ingresados.
  8. Fisioterapia para pacientes crónicos.
  9. Fisioterapia precirugía cardiaca o torácica.

El centro informa de que el cambio organizativo ha aumentado el grado de eficiencia y eficacia en los tratamientos realizados por el personal fisioterapeuta, lo que se refleja en los resultados obtenidos con mayor grado de satisfacción por parte de los pacientes.

"Debemos continuar en esta línea de trabajo, pues un aspecto esencial de la coordinación debe de ser el seguir formando una buena interacción interpersonal entre los miembros del equipo y reforzar su especialización", ha indicado el fisioterapeuta Juan Carlos Andrés Ortega, coordinador de la unidad.