Las medias compresivas aportan beneficios en el paciente tras una cirugía de tobillo, según explica un estudio elaborado por un equipo de médicos ingleses, suizos y egipcios. La investigación señala que la terapia con medias compresivas después de la cirugía del tobillo y el retropie está asociada con un bajo desgaste de la musculatura. Los expertos indican que la terapia no influyó en la inflamación del tobillo, la función, el dolor y la calidad de vida de los pacientes.

Los médicos subrayan que los resultados clínicos de los pacientes con un alto cumplimiento no fueron mejores que los resultados de los pacientes con bajo o nulo cumplimiento. “La hinchazón y el dolor son comunes después de los procedimientos de pie y tobillo. Nuestra hipótesis fue que el tratamiento con medias compresivas después de la cirugía del retropié influiría positivamente en los resultados del paciente”, escriben los expertos.

La investigación se llevó a cabo a través de un ensayo controlado aleatorizado en 87 pacientes consecutivos. El ensayo analizó el efecto clínico de las medias compresivas tras la cirugía y el cumplimiento de su uso mediante sensores implantados en las medias. La hinchazón del tobillo, el estado del dolor, la calidad de vida (puntuación SF-36) y el puntaje ortopédico del pie y el tobillo estadounidense (AOFAS) se establecieron como los puntos finales primarios.

El tiempo de uso de las medias de compresión en horas y porcentaje se investigó como puntos finales secundarios. Todos los participantes con las medias fueron categorizados como grupo I e informados sobre el sensor implantado después de que finalizara el tratamiento. Al grupo II no se le aplicaron las medias de compresión. Se realizó un análisis de subgrupos del grupo I para detectar diferencias entre los pacientes con alto o bajo cumplimiento, indican los investigadores.

El estudio narra que, a las 12 semanas, los resultados de la hinchazón del tobillo (media de 234 milímetros en el grupo I y 232 milímetros en el grupo II, El dolor en la escala analógica visual (1,7 grupo I frente a 1,9 en el grupo II) la puntuación SF-36 (38 puntos en grupo I frente a 30 puntos en el grupo II), y el puntaje AOFAS (una media de 76 puntos en ambos grupos) no mostraron diferencias estadísticas entre los 2 grupos.

El tiempo medio de uso fue de 136 (rango, 0-470) horas, lo que corresponde a una tasa de cumplimiento del 65%. 16 participantes tuvieron un alto cumplimiento (> 80% > 170 horas) y 21 pacientes tuvieron baja o no cumplimiento. Los resultados clínicos de los pacientes con alto cumplimiento de uso no fueron significativamente mejores en comparación con los resultados de los pacientes con bajo cumplimiento.