Estudios nórdicos realizados con anterioridad han demostrado la eficacia de la terapia cognitivo conductual para el dolor crónico. Este es el primer estudio que se realiza en España para comprobar la eficacia de este tratamiento, apunta el CEU-UCH. El objetivo del ensayo clínico ha sido evaluar la eficacia en el dolor lumbar y la discapacidad de un programa presencial de terapia cognitivo conductual sumado a la rehabilitación.

Los investigadores han evaluado la efectividad de la terapia cognitivo conductual para el dolor crónico comparándola con la rehabilitación aislada. Un total de 200 pacientes diagnosticados de lumbalgia crónica inespecífica han participado en el estudio. Los investigadores han analizado a los participantes en 4 momentos:

  1. Antes de aprender estos comportamientos de afrontamiento del dolor crónico.
  2. Justo al finalizar las sesiones.
  3. A los 3 meses de finalizar las sesiones.
  4. A los 6 meses de finalizar las sesiones.

Durante la investigación para comprobar la eficacia de la terapia cognitivo conductual en el dolor crónico, se evaluó, a través de cuestionarios validados, el nivel de dolor, la calidad de vida, las comorbilidades, las creencias y actitudes maladaptativas sobre su dolor y la satisfacción con el tratamiento.

Los resultados del estudio mostraron una “mejoría significativa y clínicamente relevante en el dolor y la discapacidad”, ha destacado el doctor Julio Doménech, profesor de Medicina del CEU-UCH y jefe del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Arnau de Vilanova.

La terapia cognitivo conductual para el dolor crónico se ofreció en 2 modalidades: presencial y online. “Tanto los pacientes que participaron en las sesiones grupales como los que reforzaron el seguimiento a través de internet y del móvil mostraron una reducción importante del dolor, una mejoría en la calidad de vida y mayor satisfacción con el tratamiento”, explica Doménech.