La vicepresidenta del gobierno regional, Eva Díaz Tezanos, ha presentado el proyecto básico del nuevo módulo diseñado para el CAD, que se empezará a construir, según sus previsiones, en abril de 2018, con un plazo de ejecución de un año y un presupuesto de 1,9 millones de euros. La piscina terapéutica responde a las últimas innovaciones en el campo de la rehabilitación, según explica la político.

Esta actuación forma parte de un plan integral para mejorar el CAD de Sierrallana. El proyecto se ha puesto en marcha con urgencia ante la aparición de una plaga de termitas en el edificio actual, que será derribado, lo que obligará a trasladar a los usuarios.

Una piscina terapéutica permite la inmersión corporal total de varios pacientes en terapia grupal, incluido el fisioterapeuta, que aprovecha el efecto termal y la disminución de la gravedad. Este tipo de piscinas suele estar atemperadas entre 30 y 32 grados. El rehabilitador utiliza esta instalación para el ejercicio terapéutico supervisado, tanto en personas con discapacidad como en pacientes con artritis o espasticidad.

El gobierno cántabro explica que el CAD de Sierrallana es el único centro público que ofrece una atención integral y especializada a las personas con discapacidad intelectual en situación de dependencia severa en Cantabria.