Durante el uso del teléfono móvil la cabeza suele adoptar una flexión de unos 45º que obliga a la musculatura del cuello a soportar un peso aproximado equivalente a 25 kg, según advierte la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) en una nota de prensa. Este síntoma forma parte del conocido como síndrome del cuello roto, cada vez más frecuente debido al creciente uso de estos dispositivos.

Según datos del informe Mobile en España y en el Mundo, redactado por Ditrentia Digital Marketing Trends y citado por la SERMEF, España es uno de los países con mayor penetración de móviles inteligentes a nivel mundial; con un porcentaje del 88% frente a la media mundial del 66%. La media de uso en España, de 2 horas y 34 minutos, sí coincide con la general.

“La progresiva digitalización global en la que nos encontramos trae consigo innumerables beneficios, pero también tremendos cambios en los hábitos personales y sociales; algunos con consecuencias para el cuerpo humano”, advierte el doctor Ricardo Llavona, miembro de la Junta Directiva y portavoz de SERMEF. Una de estas consecuencias es el dolor cervical provocado por la mala postura al usar teléfonos móviles.

“El problema está surgiendo porque las personas inclinan la cabeza hacia abajo cuando consultan el móvil; este pequeño gesto hace que los músculos posteriores del cuello trabajen mucho”, ilustra el especialista. Dolor, cefaleas y mareos inespecíficos son algunas de las consecuencias de esta alteración corporal. Frente a ello, Llavona defiende “la rigurosidad en las normas ergonómicas básicas”.

El desarrollo ergonómico aplicado a la tecnología móvil se encuentra, según el rehabilitador, en una fase incipiente, pero de gran interés sanitario. “Somos muchos los profesionales que tenemos interés en desarrollar la investigación en este campo y acciones de mejora para el uso de los móviles”, asegura, “es importante desarrollar un trabajo multidisciplinar para seguir afrontando estas nuevas realidades”.