Analizan el impacto de los cursos de primeros auxilios en alumnos de secundaria.

Los beneficios de los cursos de primeros auxilios centran un proyecto piloto de la SAMIUC. La SAMIUC (Sociedad Andaluza de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias) pretende mostrar cómo beneficia la práctica de la RCP. Tal y como destaca en una nota de prensa, pretende demostrar el impacto de estos cursos en el alumnado. La iniciativa se ha llevado a cabo en el IES Miguel de Cervantes de Granada.

La SAMIUC recuerda que cada año fallecen en Andalucía 6600 personas por parada cardiaca. Los cursos de primeros auxilios podrían ayudar a combatir esta cifra, según la SAMIUC. La sociedad científica apuesta por promover el aprendizaje de la reanimación cardiopulmonar (RCP) entre los alumnos de secundaria.

Impartir cursos de primeros auxilios permite a los asistentes conocer cómo actuar ante una parada cardiorrespiratoria. Según la SAMIUC, el empleo adecuado de las técnicas de RCP puede incrementar la supervivencia en una parada cardiorrespiratoria. Tal y como destaca, si se practica la RCP en los 6 minutos siguientes puede aumentar un 80% las posibilidades de supervivencia.

La RCP aumenta la posibilidad de supervivencia

El objetivo del proyecto piloto es valorar la efectividad de introducir los cursos de primeros auxilios como materia reglada. La finalidad es que el aprendizaje de la RCP forme parte de los contenidos curriculares de los estudiantes de secundaria. Hasta el momento se habían impartido los cursos a alumnos mayores de 14 años. La apuesta de la SAMIUC ahora es impartirlos también a menores de 14. Los profesionales del SAMIUC han analizado si hay diferencia cuando el que imparte el curso es un profesor o un sanitario.

Los resultados les mostraron que no había diferencias estadísticamente significativas. Por lo tanto, el grado de adquisición de conocimientos no depende de quien lo imparta, destaca la SAMIUC.

El reto para la SAMIUC era demostrar el impacto y los beneficios que tienen los cursos de primeros auxilios. Según subraya, en otros países como Noruega esta actividad ha ayudado a reducir la mortalidad de pacientes en situación de parada cardiaca.

La SAMIUC insiste en la importancia de difundir los conocimientos y habilidades en soporte vital a la población general. A su juicio, es vital la implicación de todos los agentes sociales para mitigar el drama que supone esta enfermedad. En la actualidad, cuando la parada ocurre fuera del hospital, solo una de cada 5 víctimas recibe RCP.