Las jornadas Avance y futuro en la atención del paciente crítico del Hospital Universitario del Henares han reunido a expertos de todo el país para definir las mejores prácticas en los servicios de Medicina Intensiva y la relación entre la práctica clínica y los avances tecnológicos. Fernando Prados, viceconsejero de Humanización de la Asistencia Sanitaria, ha inaugurado las ponencias en las que los expertos han hablado sobre la innovación tecnológica y la gestión de la atención del paciente crítico en todas sus fases de hospitalización.

Dicha gestión es esencial para mejorar los resultados en la UCI. Federico Gordo, jefe del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario del Henares y organizador de las jornadas, ha explicado la importancia de los avances que se están realizando en cuanto a tecnología y seguridad del paciente se refiere. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid estima que unos 2,2 millones de pacientes de la UCI tienen problemas respiratorios.

“En los últimos años se están produciendo cambios muy importantes en el concepto de la atención al paciente crítico, encaminados, fundamentalmente, a mejorar su pronóstico mediante una actuación más precoz, coordinada e integral independientemente de la localización del paciente en el centro hospitalario. En parte, esto es debido a los avances tecnológicos y cambios en la cultura de seguridad del paciente”, informa Gordo.

Toma de decisión compartida

Julio Mayol, director Médico del Hospital Clínico de Madrid, y Ramón Maspons, coordinador de Innovación en la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (AQuAS), han participado también en las jornadas. Mayol, por su parte, ha protagonizado la ponencia Big data en el entorno sanitario y paciente crítico y ha puesto de relieve la importancia de “maximizar el valor para todos los grupos de interés” involucrados en las tomas de decisiones relativas a la salud.

“Para afrontar la complejidad de la asistencia sanitaria desde una perspectiva personalizada y poblacional, debemos utilizar la gran cantidad de datos disponibles que aumenten la inteligencia de nuestro sistema. Mediante las nuevas herramientas disponibles, debemos ser capaces de visualizar y explotar datos para crear herramientas de apoyo a la toma de decisión de los ciudadanos, pacientes, profesionales y gestores”, ha explicado Mayol durante su intervención.

“Si la innovación es el principal instrumento para la generación de valor, entonces el reto estará en cómo y con qué instrumentos incorporamos las innovaciones para facilitar la maximización de valor para el sistema, esto es, como lo traducimos en la mejora de resultados de salud, la seguridad y la calidad”, ha concluido Ramon Maspons.