Tal y como señalan los investigadores, la ventilación no invasiva a través de una máscara facial es relativamente eficiente para disminuir la ratio de intubaciones endotraqueales en pacientes con dificultades respiratorias agudas. El ensayo reclutó a 83 pacientes que requerían del uso de una máscara facial de ventilación no invasiva durante al menos 8 horas en la Unidad de Cuidados Intensivos.

En la investigación se tuvieron en cuenta 4 aspectos: la proporción de pacientes que necesitaron ser sometidos a una entubación endotraqueal, los resultados tras 28 días de ventilación invasiva, la duración de la estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos y la tasa de mortalidad a los 90 días de la intervención. Los resultados mostraron que la ratio de intubación endotraqueal fue del 61,5% en el grupo sometido a la ventilación no invasiva a través de la máscara facial.

En el caso de los pacientes que emplearon el casco de ventilación no invasiva la ratio de entubación endotraqueal fue del 18,2%. La mortalidad a los 90 días fue de 15 pacientes (1%) en el grupo que empleó el casco de ventilación y de 22 pacientes (4%) en el que utilizó la máscara facial.