De acuerdo con el documento, la hiponatremia se da hasta en un 20% de los ingresos hospitalarios urgentes y los pacientes críticos y está asociada a un aumento de la mortalidad y de la duración de los ingresos.

La diversidad de sus síntomas y la prevalencia en distintas patologías han llevado a una variabilidad en el abordaje de este trastorno. Con el fin de estandarizar criterios, las organizaciones mencionadas han decidido elaborar una guía de diagnóstico y tratamiento útil para la práctica diaria y centrada en resultados “importantes para el paciente”.

El trabajo publicado en la revista de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) es una versión abreviada de las recomendaciones y sugerencias sobre el diagnóstico y el tratamiento de la hiponatremia recogidas en la guía completa. El documento recoge la definición y clasificación del trastorno, entendido como concentración sérica de sodio menor de 135 mmol/L.