Los investigadores realizaron una encuesta para evaluar aspectos descriptivos de los servicios de medicina intensiva. Dicha encuesta planteaba 25 cuestiones relacionadas con los indicadores de calidad bioéticos y describía la participación de miembros de dichos servicios en los comités de ética asistencial. Los servicios de medicina intensiva se clasificaron por el número de camas (más o menos de 10) y si el tipo de hospital era público o privado concertado, docente o no docente.

En las 68 encuestas analizadas, los investigadores encontraron información familiar diaria (97%), efectuada en sala de información (82%), protocolos de cuidados al final de vida (44%), formulario de limitación de tratamiento de soporte vital (48,43%) y protocolo de contención (40%). El cumplimiento del proceso de consentimiento informado era traqueostomía (92%), intervención vascular (76%) y depuración extrarrenal (25%).

Por otra parte, pudieron comprobar que la presencia actual de miembros del servicio de medicina intensiva en el Comité de Ética era frecuente (69%). Entre las principales conclusiones, los autores resaltan que la información a familiares es adecuada, si bien existen servicios de esta especialidad sin sala de información, según pudieron comprobar.

Asimismo, el cumplimiento del proceso de consentimiento informado de varios procedimientos fue insuficiente. Según explican los investigadores, estos resultados evidencian un margen de mejora en la calidad de los indicadores bioéticos de los servicios de medicina intensiva. El estudio se publica en la revista Medicina Intensiva, de la Semicyuc.