El hospital acaba de incorporar la dexmedetomidina como una alternativa de sedacción que ofrece importantes ventajas a aquellos pacientes en los que no existe una indicación clínica de sedación profunda. La dexmedetomidina es un fármaco sedante, analgésico y ansiolítico que ofrece un tipo de sedación en la cual el paciente puede ser despertado fácilmente.

De esta forma, explica el centro hospitalario, el paciente puede colaborar en su recuperación, abrir los ojos a la estimulación verbal, obedecer órdenes sencillas y cooperar en los cuidados de enfermería o realizar algunos procedimientos. El enfermo permanece despierto hasta que cesa el estímulo, volviéndose a dormir en ese momento y recuperando el nivel de sedación anterior.

“La posibilidad de que el personal sanitario pueda comunicarse con el paciente en un ambiente hostil como es la UCI, nos permite poder satisfacer sus necesidades en todo momento, proporcionándole un estado confortable y seguro, orientándolo en tiempo y lugar y haciéndole partícipe de nuestras decisiones. Todo ello ha demostrado disminuir la aparición tanto del delirio intra-UCI como de alteraciones cognitivas a largo plazo”, ha destacado Gloria Pérez, adjunta de la Unidad de Medicina Intensiva de Sant Joan.

Además de estos beneficios para el paciente, se trata de una terapia que presenta un alto perfil de seguridad puesto que evita las complicaciones de una sedación elevada, ocasionando una mínima depresión respiratoria en el paciente.

Según recuerda el Hospital San Joan, el delirio, también conocido como síndrome confusional, consiste en una alteración aguda de la conciencia acompañada de inatención, alteración del pensamiento y de la percepción que fluctúan en un periodo breve de tiempo.