Ambos tratamientos han evitado fallos en el riñón durante 28 días, el periodo temporal escogido por los investigadores. Los expertos señalan que, aunque el estudio no apoya a que la vasopresina sea mejor, llevarán a cabo una segunda evaluación para sacar en claro cuál de estos dos medicamentos puede ser más beneficioso a largo plazo.

En la investigación han participado pacientes de 18 unidades de cuidados intensivos del Reino Unido entre febrero de 2013 y mayo de 2015. Un total de 409 pacientes (58% hombres), con una edad media de 66 años fueron atendidos en dichas unidades por sufrir un choque séptico. Todos recibieron tratamiento 3 horas y media después del diagnóstico.

De 165 pacientes que fueron tratados con vasopresina, sobrevivieron 94 sin experimentar fallos en los riñones y, de los 157 atendidos con noradrenalina, 93 sobrevivieron de la misma manera. Los investigadores destacan que la diferencia entre el resultado obtenido con los diferentes tratamientos es prácticamente nula.

Según refleja el estudio, tampoco hay una diferencia significante en la mortalidad entre los dos grupos de pacientes, ni se experimentaron distintos síntomas. Como dato de interés, los investigadores señalan que se tuvo que aplicar ligeramente menos terapias de reemplazamiento renal a los pacientes tratados con vasopresina (de un 25,4% con vasopresina contra un 35,3% con noradrenalina.

El choque séptico ocurre con más frecuencia en las personas de edad muy avanzada y en las muy jóvenes. También puede ocurrir en personas que tienen un sistema inmunitario debilitado. El shock séptico puede afectar cualquier parte del cuerpo, incluso el corazón, el cerebro, el hígado, los intestinos y especialmente los riñones.