El LIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronaria (SEMICYUC) ha dedicado una de sus mesas a la gestión y atención sanitaria por parte de las UCI en situaciones de atentado terrorista. “Los acontecimientos vividos en el mundo en los últimos años ponen de relieve la trascendencia de este asunto y la necesidad de permanecer alerta y preparados”, justifican los organizadores del congreso en una nota de prensa.

La mesa, celebrada el pasado junio, contó con la participación de diferentes profesionales sanitarios implicados en la atención a víctimas de atentados terroristas. Los “protagonistas” de estas emergencias colectivas narraron sus experiencias -qué problemas encontraron, cómo los resolvieron y cómo han cambiado sus rutinas desde entonces- y reclamaron la necesidad de contar con protocolos completos de actuación.

La atención médica en atentados terroristas se abordó tanto desde la perspectiva hospitalaria como desde el punto de vista extrahospitalario, según matiza Enrique Fernández Mondeja, presidente del Comité Local del Congreso. Por ello, el encuentro contó también con la participación de profesionales del Servicio de Emergencias 061 y  Protección Civil.

“Las UCI suelen estar casi al completo, pero han de estar preparadas para dar respuesta a situaciones extraordinarias de alta demanda asistencial y de forma emergente”, explica SEMICYUC. Los atentados terroristas son una de estas situaciones extraordinarias, y las UCI uno de los espacios más demandados para atender a las víctimas. “Londres, Niza y Barcelona son claros ejemplos de emergencias colectivas en las que los sistemas de atención colapsan”. Frente a posibles atentados terroristas se necesita “una organización perfecta y una respuesta inmediata”.