Según dicha investigación, publicada en la revista Cell Chemical Biology, los AINE trabajan en otra familia de enzimas además de las ya conocidas ciclooxigenasas. Las caspasas, que actúan de manera independiente en los AINE, podrían desempeñar un papel clave en respuestas inmunológicas agresivas, como la producida por la sepsis.

“Por ejemplo, algunos productos químicos derivados de bacterias en realidad penetran en la célula y desencadenan una respuesta de caspasas, que generan una apoptosis," explica Yin. "Esa activación, a su vez, provoca una inflamación". Tras el fracaso de los ensayos clínicos en el que se han probado fármacos para la sepsis dirigidos a un receptor tipo Toll (TLR4), este grupo de investigadores se centró en las caspasas.

Los AINE, en el top 10 de inhibidores de caspasas

El equipo de Yin analizó 1.280 fármacos aprobados por la FDA que tenían un mecanismo de inhibición de la caspasa. De los 27 que tenían esta actividad, la mitad eran fármacos AINE. Además, 8 de los AINE se encontraban entre los 10 inhibidores de caspasas más potentes. “Hemos demostrado que los AINE tienen la capacidad de retrasar la muerte celular en gusanos mediante el bloqueo de la actividad de la caspasa”, explica Ding Xue, coautor del estudio.

Los autores del estudio consideran que es posible que los AINE puedan utilizarse para tratar la sepsis en dosis más altas, si bien los efectos secundarios pueden ser altos, por lo que están realizando estudios de seguimiento para observar si los nuevos fármacos para la sepsis podrían elaborarse combinando los AINE y los inhibidores de caspasas con la inhibición de TLR4.

Los científicos consideran que este estudio podría servir también para entender por qué los AINE pueden causar efectos secundarios graves en el hígado, el riñón y los problemas cardiovasculares, con el objetivo de que puedan desarrollar versiones más seguras en las próximas investigaciones. Los investigadores estiman que 16.500 personas mueren cada año en los EE. UU. como consecuencia de complicaciones con los AINE.