Para conocer si la metformina mejora el control de la glucosa y reduce el peligro de hipoglucemia respecto a la insulina, científicos canadienses han realizado un estudio, publicado en Annals of Surgery, que evalúa sus beneficios, así como los efectos adicionales en la lipólisis y la inflamación que mejora la recuperación de las quemaduras. 

Para la muestra del estudio en fase II, se seleccionaron 44 pacientes con quemaduras en un 20% de la superficie corporal total, de los que 18 fueron tratados con metformina y 26 con insulina. El control de la glucosa en sangre fue el mismo en los dos grupos de tratamiento, si bien hubo una incidencia del 15% de hipoglucemia en el grupo de insulina, mientras que sólo se produjo un caso de hipoglucemia leve (6%) en el grupo de metformina.

Las pruebas de tolerancia a la glucosa oral mostraron mejores resultados en el grupo de metformina así como un fuerte efecto antilipolítico y una reducción de la inflamación respecto del grupo tratado con insulina.

Así, la metformina disminuye la glucosa con la misma eficacia que la insulina, pero sin causar hipoglucemia, además de otros beneficios adicionales como mejor resistencia a la insulina y disminución de la síntesis endógena de la insulina, lo que supone una mejor opción como tratamiento en pacientes con quemaduras graves.