Administrar ivermectina en ganado puede ayudar a combatir la malaria en África.

Administrar ivermectina en ganado puede ayudar a reducir el impacto de la malaria. Así lo aseguran investigadores del Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona, que han identificado las zonas de África que más beneficio obtendrían de esta estrategia. En concreto, han señalado a los países del África occidental, debajo del Sahel, donde la malaria tiene una prevalencia muy elevada.

Según recoge la agencia EFE, se calcula que entre 2000 y 2015 se lograron evitar 663 infecciones de malaria gracias a la fumigación de las casas y las mosquiteras impregnadas de insecticida. No obstante, no existe protección frente a los mosquitos transmisores que pican fuera de las viviendas. Mosquitos que puede alimentarse de ganado, además de picar a las personas.

Para acabar con esta forma “residual” de transmisión de la malaria, los científicos proponen administrar ivermectina en ganado como estrategia complementaria. Dicho fármaco lleva años usándose para controlar distintos parásitos en animales. Por ejemplo, garrapatas o lombrices intestinales. Estudios recientes revelan que puede acabar también con los mosquitos que se alimentan del ganado tratado.

Dónde administrar ivermectina en ganado

Para diseñar una estrategia efectiva, un equipo liderado por Carlos Chaccour identificó las zonas de África con alta prevalencia de malaria, densidad de ganado elevada y presencia del mosquito Anopheles arabiensis, que se alimenta tanto de animales como de humanos. El mapeo mostró que Burkina Faso, Guinea, Benín y Togo son los países que más se beneficiarían de administrar ivermectina en ganado para acabar con la malaria.

“Esta estrategia representa beneficios adicionales para la comunidad, ya que mejora la salud del ganado”, apunta Chaccour.

Según el investigador, la ivermectina tiene además la ventaja de ser efectiva incluso contra los mosquitos resistentes a los insecticidas. Aun así, los científicos tienen que evaluar si la estrategia es eficaz para disminuir la transmisión de malaria. Asimismo, es necesario determinar si es rentable y si la comunidad la acepta. Con ese objetivo se ha diseñado el proyecto BOHEMIA, liderado por ISGlobal y financiado por Unitaid. En este caso, se evaluará el impacto de administrar ivermectina en ganado y población de Mozambique y Tanzania.