Para realizar el trabajo, los autores investigaron la prevalencia de dichos síntomas en 25.482 pacientes de 291 consultas. Se recogieron datos sociodemográficos y clínicos de un subgrupo de 1.015 pacientes, que completó los cuestionarios IPSS (Puntuación internacional de los síntomas prostéticos), OABq-SF (versión abreviada del cuestionario de vejiga hiperactiva) y PPBC (autoevaluación de vejiga hiperactiva).

Del total de pacientes, solo el 2,6% presentaba exclusivamente síntomas de llenado. La prevalencia de STUI de llenado fue del 41% e iba aumentando con la edad (de un 14% en los pacientes de entre 18 y 49 años a un 60,8% en los pacientes de 65 años o más). La gravedad de los síntomas también aumentó con la edad.

La nocturia, la frecuencia y la urgencia fueron los síntomas más frecuentes y con más impacto en la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS), que se correlacionó inversamente con el número de episodios de urgencia. En el análisis multivariado, solo el IPSS y el OABq-SF de molestias fueron predictores significativos de CVRS.

Con estos datos, los investigadores concluyen que la prevalencia de STUI de llenado entre los pacientes que acuden a consulta de Urología en España es alta. “La gravedad de la urgencia (número de episodios de urgencia) predijo una peor calidad de vida del paciente”, añaden.