Los diferentes servicios de Reumatología, Radiología y Medicina Interna que componen la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR) han actualizado sus recomendaciones en torno al uso de tecnologías de imagen en casos de vasculitis de grandes vasos (VGV); incluyendo la arteritis de células gigantes (ACG) y la arteritis de Takayasu.

El equipo de investigadores, formado por 20 médicos de una decena de países, realizó una revisión sistemática de la literatura científica sobre el uso y eficacia diagnóstica de los ultrasonidos, la resonancia magnética (MRI), la tomografía computarizada (CT) y la tomografía por emisión de positrones con f-fluorodesoxiglucosa (PET) en pacientes de VGV. Annals of the Rheumatic Diseases publica los resultados de la investigación.

Tras llegar a un consenso, votado de forma anónima, el equipo formuló un total de 12 recomendaciones; entre ellas, las más relevantes:

  1. La prueba de imagen temprana es aconsejable en todo paciente con sospecha de VGV; en casos de ACG la prueba de elección será el ultrasonido, mientras en los casos de arteritis de Takayasu, será la MRI.
  2. CT y PET son aptas tanto para ACG como para arteritis de Takayasu.
  3. En caso de duda tras el examen clínico y la obtención de imágenes, se requerirán investigaciones adicionales que incluyan una biopsia de la arteria temporal y/o nuevas imágenes.
  4. En pacientes de VGV con sospecha de brote, las imágenes pueden ayudar a evaluar mejor la actividad de la enfermedad.
  5. La frecuencia y la elección de la modalidad de imagen para la monitorización del daño estructural a largo plazo será responsabilidad del médico.
  6. En pacientes de VGV con riesgo aneurisma aórtico, la vigilancia debe ser mayor.
  7. Todas las imágenes deben ser realizadas por un especialista entrenado, y con procedimientos y configuraciones operacionales apropiadas.