La implantación de programas de cribado en los sistemas públicos de salud de algunos países europeos, como Reino Unido, ha permitido reducir la mortalidad por aneurisma de aorta abdominal. Este tipo de programas, como el ecógrafo de bolsillo, se utilizan por su simplicidad, seguridad, validez, su relación coste beneficio y su adaptación por parte de los pacientes, según muestra el estudio, publicado en la revista Plos One.

El principal objetivo de la investigación era comprobar la factibilidad de un programa de detección precoz de estas características por parte de los médicos de Atención Primaria. Por otra parte, los investigadores decidieron determinar los factores de riesgo asociados con el aneurisma de aorta abdominal y estimar la prevalencia total de esta enfermedad en pacientes masculinos mayores de 60 años en la zona mediterránea.

Los investigadores utilizaron una muestra de más de 1.000 pacientes del área de influencia de los 3 centros de Atención Primaria. El tabaquismo, la hiperlipemia y las enfermedades coronarias, como la cardiopatía isquémica y los antecedentes de aneurismas, son los factores de riesgo que se asocian con más probabilidades al aneurisma de aorta abdominal, según explican los expertos. La prevalencia se sitúa en torno al 2,5% según el estudio Capsbe, en concordancia con los últimos estudios europeos.

Los investigadores concluyen que un programa de detección precoz del aneurisma de aorta abdominal, mediante el uso de un ecógrafo de bolsillo en Atención Primaria, “es un procedimiento seguro, factible y fiable”. El estudio, titulado Abdominal aórtica aneurysm screening program using hand-held ultrasound in primary healthcare, es el primero en España de estas características, tal y como señalan los investigadores.