El estudio, publicado en la revista Obesity, identificó que aquellos que tenían diferencias genómicas en el gen semaforina 4D (SEMA4D) pesaban casi 3 kilogramos más ??que aquellos que no tenían dichas variantes genómica. La mayoría de los estudios genómicos de obesidad realizados hasta el momento se han llevado a cabo en personas de ascendencia europea a pesar del aumento del riesgo de obesidad en personas de ascendencia africana.

Este es el primer estudio de asociación del genoma completo (GWAS, por sus siglas en inglés) que investiga la base genómica de la obesidad en africanos continentales, según confirma Guanjie Chen, autor del estudio e investigador en el Center for Research on Genomics and Global Health (CRGGH) del National Institutes of Health (NIH).

SEMA4D, ausente en europeos y asiáticos

Los GWAS comparan los genomas de las personas con una condición de salud específica y sin ella, en este caso, personas que son obesas y las que no lo son, con el objetivo de buscar partes del genoma que tienen variantes asociadas con la enfermedad. Los GWAS realizados en poblaciones de ascendencia europea no han identificado la variante genómica SEMA4D, pues está ausente tanto en europeos como en asiáticos.

Este equipo de investigación planea replicar estos resultados en más grupos poblacionales y realizar experimentos en otros organismos como el pez cebra, con el objetivo de identificar el papel de las variantes genómicas de SEMA4D en la obesidad, pues este gen ya se ha asociado con la respuesta inmunológica, la señalización celular y la formación ósea, pero no con el sobrepeso.

Los datos disponibles sugieren que SEMA4D podría solaparse con una región de ADN llamada “enhacer” (potenciador), una región que puede unirse con ciertas proteínas para aumentar los niveles de transcripción de ciertos genes. Los investigadores llevarán a cabo más estudio sobre la secuenciación de ADN de este gen en diversas poblaciones humanas para identificar otros factores genómicos relacionados con la obesidad.