El brote de leishmaniasis que afecta la zona suroeste de la Comunidad de Madrid, en concreto la zona de Fuenlabrada, fue abordado en una ponencia moderada por el doctor Juan Hinojosa Mena Bernal, médico internista del Hospital de Fuenlabrada en el 38.º Congreso Nacional de Medicina Interna celebrado en Madrid. El doctor recordó la alarmante cantidad de casos de leishmaniasis que se están dando en el sur de Madrid, en la variedad cutánea especialmente.

Hinojosa explicó que este brote “supone una alarma social importante para la salud pública y la microbiología”, apuntó. También señaló la necesidad de iniciar labores de control e investigación para atacar la leishmaniasis en todas sus variantes (ya sea cutánea o visceral), una enfermedad de interés para los servicios de Dermatología, Microbiología, Salud Pública y, por supuesto, Medicina Interna.

Elevado número de ingresos

Juan Víctor San Martín López, médico del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Fuenlabrada, hizo un repaso sobre el brote de leishmaniasis del sur de la comunidad. Su hospital, según explicó con detalle sufrió un elevado numero de ingresos que comenzó en 2009 y alcanzó su pico más alto en el 2012. Como él mismo reconoció, se ha convertido en un “experto a la fuerza”, ya que su hospital registró durante este tiempo: 183 casos de leishmaniasis visceral, 38 casos de leishmaniasis en niños y 370 casos de leishmaniasis cutánea.

Las causas de la gran cantidad de casos de leishmaniasis en Fuenlabrada no están del todo claras, pero sí se saben que la mayoría de ellos tienen su origen en el norte y proceden de un descampado que se convirtió en un parque (Bosquesur) en el que abundaban las liebres y conejos. Esta enfermedad se transmite por la picadura de un insecto que lleva protozoós de Leishmania, hembra del flebótomo, de un tamaño menor al del mosquito.

San Martín hizo un repaso por las formas clínicas: cutánea, ganglionar, mucosa y visceral, y habló de los learning points como métodos de diagnóstico. La leishmaniasis cutánea, en concreto, registró 370 casos en el Hospital de Fuenlabrada desde junio de 2009 a mayo de 2017; de leishmaniasis ganglionar, 29 casos desde julio de 2009 a septiembre de 2017; y de leishmaniasis mucocutánea, 4 casos desde junio de 2009 a septiembre de 2017.

Qué se necesita para que hay un brote

Para que haya un brote de leishmaniasis se necesita que se cumplan todos los siguientes requisitos sin excepción, según aseguró San Martín:

1. Existencia de una población susceptible, en este caso la raza negra, con inmunosupresión y VIH.

2. Abundancia del vector, en este caso el flebótomo, que está cerca de la población y del reservorio (el más habitual es el perro). En el caso concreto de Fuenlabrada, el vector abundaba en una zona rural convertida en parque urbano.

3. Reservorio esté cerca de la población, especialmente donde sobrevive la leishmania durante los inviernos (en el caso de Fuenlabrada, el reservorio eran liebres y conejos)