El uso de veraniclina incrementa el riesgo cardiovascular según pone de manifiesto un estudio publicado en American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine. La investigación, recogida por MedicalXpress, está liderada por la Universidad de Toronto y revela que los pacientes que usan veraniclina (fármaco para dejar de fumar) son un 34% más propensos a acudir al servicio de urgencias a causa de un evento cardiovascular.

El estudio afirma que se registraron 3,95 eventos cardiovasculares adversos por cada 1.000 usuarios de veraniclina. Según ha explicado la autora principal del estudio, Andrea S. Gershon, a MedicalXpress, “investigaciones anteriores sobre la seguridad de la vareniclina han sido contradictorios”.

Los investigadores canadienses analizaron los registros médicos de 56.851 usuarios de veraniclina entre septiembre de 2011 y febrero de 2015. Durante este periodo, explican los autores, 4.185 y 4.720 pacientes experimentaron uno o más eventos cardiovasculares o neuropsiquiátricos, respectivamente, que resultaron en una visita a urgencias o en hospitalización.

El uso de veraniclina producía en los pacientes eventos cardiovasculares como infarto de miocardio, derrame cerebral, arritmias, angina inestable y enfermedad vascular periférica, entre otros. Entre los eventos neuropsiquiátricos, los investigadores incluyeron depresión, ansiedad, psicosis, alucinaciones, insomnio y autolesión.

Los autores reconocen que el estudio estaba limitado por varios factores, entre ellos no tener información sobre si los pacientes dejaron de fumar, si tomaron otros medicamentos para ayudar a dejar de fumar y si la abstinencia de nicotina representó algunos de los eventos neuropsiquiátricos reportados. Los investigadores consideran que deben tenerse en cuenta los beneficios para la salud a largo plazo al considerar los riesgos potenciales de tomar vareniclina durante 12 semanas.