El estudio Glutox, realizado por la Sociedad Italiana de Gastroenterología Hospitalaria (IAGO), seleccionó a 140 pacientes de 15 centros especializados en Gastroenterología de Italia, con edades comprendidas entre los 18 y los 75 años, a los que se les realizó un seguimiento durante 6 meses. Todos ellos presentaban síntomas atribuidos al SII, además de otras alteraciones intestinales, y habían mostrado no ser celiacos mediante análisis de sangre, o biopsia intestinal en los casos dudosos.

Los resultados mostraron, que cuando se interrumpía la ingesta de gluten, tres de cada cinco pacientes dejaban de padecer los síntomas y molestias atribuidas al SII a pesar de no ser celiacos. Para verificar estos resultados, y excluir otras variables no relacionadas con el gluten, se realizó, además, un ensayo doble ciego, cruzado y controlado durante 3 semanas.

En este periodo, los participantes fueron divididos en dos grupos: uno tomaba gluten y el otro placebo. Tras un periodo de reposo o ‘lavado’ (wash-out period), el grupo que había tomado gluten pasó a tomar placebo, y viceversa, sin que pacientes ni médicos supieran lo que ingerían.

Los resultados muestran que uno de cada cinco pacientes con síntomas gastrointestinales funcionales, no atribuibles a enfermedades orgánicas, pueden tener sensibilidad al gluten no celiaca, que se estima que afecta entre un 1 y 6% de la población. Por este motivo, retirar el gluten de forma temporal en pacientes con sensibilidad no celiaca, podría eliminar los síntomas atribuibles al SII, tal y como muestra esta investigación.