La Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario Virgen del Rocío se ha sumado a la lucha contra el estigma de la deformidad facial de la mano de la Asociación contra la Discriminación Facial. Esta asociación ciudadana y profesional tiene como objetivo ayudar a pacientes afectados por malformaciones faciales severas a causa de traumatismos, cánceres u otras enfermedades graves.

“En Cirugía Maxilofacial, algunas patologías y su tratamiento originan no solo problemas estéticos en las personas, sino también un elevado impacto psicológico que repercute extraordinariamente en las relaciones con los demás”, explica José Luis Gutiérrez Pérez, director de la unidad, en una nota de prensa. La alianza con el resto de la sociedad es fundamental para garantizar el “normal desenvolvimiento” de la vida de estos pacientes.  

Entre los objetivos de la Asociación contra la Discriminación Facial se encuentra también la concienciación de los propios profesionales de Cirugía Maxilofacial. “A pesar de los grandes avances en técnicas reconstructivas craneofaciales y los hitos como el trasplante facial, hay pacientes en los que no existe la posibilidad de alcanzar una reconstrucción perfecta”; por eso, los profesionales sanitarios deben “ponerse en la piel de estas personas para apoyarles de manera integral en todo lo posible”.

En su nota de prensa, la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario Virgen del Rocío ha recordado que este tipo de asociaciones contra la discriminación facial ya existen en países como Francia o Reino Unido y que, en España, se ha constituido en el seno de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM). El fin, señalan, es favorecer la integración de las personas con deformidad fácil, luchar contra la discriminación y promover encuentros entre pacientes y profesionales para  “estimular el conocimiento científico” en torno a los dificultades asociadas a la deformidad y discriminación facial.