La dosis profiláctica de fondaparinux, administrada durante 45 días, parece ser una opción terapéutica válida contra la tromboflebitis superficial de las piernas para la mayoría de los pacientes, según un estudio de la Università degli Studi G. D'Annunzio Chieti Pescara. Según sus autores, “el tratamiento óptimo de la tromboflebitis superficial está, hoy por hoy, mal definido y debería apuntar a prevenir la tromboembolia venosa al mismo tiempo que alivia y mejora los síntomas”.

Tal como publica Cochrane Database Systematics Review, Marcello di Nisio y su equipo evaluaron la eficacia y seguridad de los tratamientos tópicos, médicos y quirúrgicos. Para ello se valieron de 33 estudios obtenidos, en su mayoría del Cochrane Vascular Specialised Register. Esta tercera actualización de una revisión ya publicada consideró los casos de 7.296 pacientes con diagnóstico clínico de tromboflebitis superficial tratados con:

  1. Rivaroxaban.
  2. Fondaparinux
  3. Medias de compresión.
  4. Heparina no fraccionada (HNF).
  5. Heparina de bajo peso molecular (HBPM).
  6. Fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE).
  7. Tratamiento tópico, intramuscular o intravenoso para intervenciones quirúrgicas como trombectomía o ligadura.

Según informan los autores, pocos ensayos compararon el tratamiento con placebo y muchos fueron pequeños o de calidad deficiente; sin embargo, pudieron comprobar que, en uno de los grandes ensayos controlados con placebo, de 3.002 participantes, el fondaparinux subcutáneo se asoció con una reducción significativa de la tromboembolia venosa sintomática, así como la extensión y recurrencia de la tromboflebitis superficial.

En otro estudio, con 472 pacientes de alto riesgo con tromboflebitis superficial, la reducción de la tromboembolia venosa con fondaparinux no era significativamente mejor que con 10 mg de rivaroxabán. En un tercer ensayo controlado con placebo, tanto las dosis profilácticas como terapéuticas de HBPM y AINE lograron reducir la extensión y la recurrencia de tromboflebitis superficial en comparación con el placebo, sin efectos significativos sobre tromboembolia venosa sintomática o la hemorragia grave.

“En general, los tratamientos tópicos mejoraron los síntomas locales en comparación con el placebo, y el tratamiento quirúrgico combinado con medias elásticas se asoció con una menor tasa de tromboembolia venosa sintomática y progresión de la tromboflebitis superficial, en comparación con las medias elásticas solas”, considera di Nisio.

“La dosis profiláctica de fondaparinux parece ser una opción terapéutica válida para la mayoría de tromboflebitis superficiales en las piernas; sin embargo, las pruebas sobre el tratamiento tópico o la cirugía son demasiado limitadas y no informan a la práctica clínica sobre los efectos de estos tratamientos en cuanto a la tromboembolia venosa sintomática”, concluye el autor. Para rivaroxabán y, la HBPM y los AINEs aún se necesitan investigaciones adicionales.