La formación del médico internista a través de foros y congresos es uno de los aspectos que han valorado los profesionales que han asistido al 38.º Congreso de la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna) celebrado del 22 al 24 de noviembre en el IFEMA-Feria de Madrid. Tal y como han manifestado varios de los asistentes a MedLab.email, estos congresos son una oportunidad para mejorar la formación del médico internista en un breve periodo de tiempo.

Coral Arévalo, residente de Medicina Interna en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, ha explicado que “en general, los talleres están bien, sobre todo para los residentes más jóvenes, pero si es cierto que la parte formativa la hacemos nosotros con la residencia del día a día”. “Lo que nos falta y es más complicado de abarcar, son las actualizaciones de los fármacos o las nuevas terapias que salen, y el congreso es un muy buen sitio para, en poco tiempo, poder estar actualizado en todos esos temas”.

Esta R3 ha reconocido que si tuvieran que actualizarse por su cuenta tardarían 4 o 5 meses en leer todo lo que se publica. “Para mi gusto”, ha concluido, “prefiero hacer las charlas de actualización sobre fármacos que los talleres, que considero que están bien, pero como complemento”.

Por su parte, María Ruiz e Isidoro Fernández, médicos internistas en el Hospital Rafael Méndez de Lorca, consideran que, tras haber asistido a 7 ediciones de este congreso, “ha habido una evolución en cuanto a la temática”. Según ha explicado María Ruiz, “cada vez hay más presión de la industria y hay mucha presencia de anticoagulantes y farmacología; y cada vez menos formación en infecciosas y para los residentes”.

Esta especialista cree que la formación del médico internista en este tipo de foros depende mucho de la industria farmacéutica, que es quien marca, en buena medida la elección de los temas que conforman el programa. Por su parte, Isidoro Fernández ha destacado que “hay muchos talleres dedicados a la formación de residentes, lo que pasa es que están concentrados a las mismas horas, lo cual dificulta que el residente pueda aprovecharlo”.

“En los últimos años nos estamos yendo mucho a temas como la cardiología y la anticoagulación y estamos olvidando las enfermedades minoritarias, el VIH y las enfermedades infecciosas. Cuando yo era residente había más sesiones sobre estos asuntos”, ha lamentado María Ruiz.

El sesgo de la industria “es abrumador”

Laura Abejón, médico internista en el Hospital Infanta Sofía de Madrid, ha señalado que “está bien que se hable de las actualizaciones farmacológicas, pero creo que está muy enfocado en la insuficiencia cardiaca y la anticoagulación, que es lo que prima desde el punto de vista económico por la industria farmacéutica”. Esta especialista coincide con María Ruiz en que este año se ha hablado “mucho menos de infecciosas y autoinmunes”. “Lo he visto un poco monotemático”.

Por último, Oier Ateka Barrutia, internista del Hospital de Galdakao-Usansolo de Vizcaya ha apuntado que “hay un sesgo abrumador de la industria farmacéutica”. Este especialista ha echado en falta que las mesas redondas sean más participativas y que no haya habido mucha presencia de unidades especializadas en una atención integral. “Estos modelos habría que compartirlos”. Asimismo, considera que los talleres deberían permitir un aforo más amplio.