Los linfomas agresivos, como pueden ser los linfomas del manto (LCM), pueden combatirse gracias a una nueva función del gen de la ciclina D1, implicada en otro proceso básico para que la maquinaria celular funcione correctamente. La ciclina D1 es el mecanismo que copia la información de ADN al ARN, asegura la agencia EFE.

Este hallazgo corresponde al Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y el Hospital Clínic de Barcelona que han publicado este estudio en el Journal of Clinical Investigation. Según recoge EFE, los investigadores han identificado una nueva función del gen de la ciclina D1 que puede aprovecharse para nuevos tratamientos.

Los investigadores han descubierto que la ciclina D1 está implicada en otro proceso básico para que la maquinaria celular funcione correctamente. El linfoma de células del manto es uno de los linfomas agresivos producido por la proliferación desordenada de linfocitos que se acaban convirtiendo en células malignas.

Pedro Jares, director del estudio, ha explicado a EFE, que es un tipo de linfoma agresivo poco frecuente. “Representa entre el 2 y el 5% de todos los linfomas y los tratamientos hoy por hoy ofrecen resultados muy limitados”, ha añadido. Jares afirma que los resultados de los que disponen sugieren que la letalidad provocada por estos inhibidores se podría explotar para el desarrollo de futuras estrategias terapéuticas contra la maquinaria de copia del ADN a ARN en aquellos tumores con niveles más altos de ciclina D1.