Joaquín de Haro, médico especialista en Angiología y Cirugía Vascular .

Los anticoagulantes orales son ya la terapia de primera elección para las patologías que requieren tratamiento anticoagulante. Estos fármacos acabarán destronando a la heparina. Así lo ha subrayado el angiólogo Joaquín de Haro en Los Desayunos Informativos de MedsBla. Joaquín de Haro es especialista en el Hospital Universitario de Getafe y el Hospital Quirónsalud Sur. El angiólogo ha explicado que estos fármacos se emplean para tratar arritmias e incluso para realizar un baipás. “Este es el primer cambio en el paradigma de la especialidad”, ha destacado.

El angiólogo asegura que “los anticoagulantes orales van a destronar a la gran estrella hasta ahora que eran las heparinas de bajo peso molecular. Estos medicamentos, económicamente, tienen un mercado muy importante”. “Es un jugador que cambia las reglas”, añade. Más allá de este cambio se va a producir otro también relevante en torno a la patología arterioesclerótica, según este especialista.

Joaquín de Haro señala que, hasta ahora, estas patologías se trataban con antiagregantes. Esto ocurría porque el riesgo de la anticoagulación era muy elevado. “Tenían un riesgo elevado de sangrado”. Tal y como explica, necesitaban que la sangre estuviera con poca propensión a anticoagularse. Pero a cambio el riesgo de hemorragia era muy elevado. “El riesgo-beneficio no compensaba”. “Los nuevos anticoagulantes orales van a cambiar esta situación”, añade.

“Hasta ahora estamos tratando con antiagregantes infartos de corazón, isquemias de miembros inferiores, ictus, etc. En un futuro serán anticoagulantes orales, que tienen una eficacia mucho más potente. A nivel de riesgo se van a equiparar a los antiagregantes”, ha argumentado. Este cambio puede suponer una reducción importante de las muertes por causa arterioesclerótica, según Joaquín de Haro.

Formación en nuevas tecnologías

El angiólogo de Quirónsalud Sur reconoce que el médico, por lo general, no acude en busca de las nuevas tecnologías, sino que le vienen dadas. Preguntado sobre si el interés por estas herramientas debería fomentarse en la facultad de Medicina, Joaquín de Haro asegura que “las nuevas generaciones son nativos digitales y no es necesario remarcar nada que para ellos es lo normal”.