Tal y como recoge Renal & Urology News, el equipo liderado por Lucia de Franceschi, de la Universidad de Verona, ha revisado la literatura publicada sobre pacientes con ERC y anemia microcítica entre 2010 y 2016.

De acuerdo con los autores, el estudio de la evidencia científica muestra que la ferritina sérica y la saturación de transferrina son las pruebas clave en la toma de decisiones temprana para identificar la anemia por deficiencia de hierro. Durante el seguimiento, sin embargo, puede ser útil el porcentaje de eritrocitos hipocrómicos y el contenido de hemoglobina reticulocitaria.

El tratamiento de este tipo de anemia se basa en la suplementación con hierro; en ese sentido, se recomienda optar por la vía intravenosa en pacientes frágiles, cuyo resultado clínico y desempeño podría empeorar como consecuencia de la anemia por deficiencia de hierro, según los investigadores.