Según los autores, el 7% de los pacientes que inician terapia renal sustitutiva en España tienen PQR; un porcentaje que aumenta entre los pacientes prevalentes trasplantados renales (TR). El trabajo analiza la prevalencia de aneurismas cerebrales en trasplantados con PQR y la mortalidad asociada.

De los 709 pacientes estudiados, 98 pacientes (la mayoría mujeres) presentaban PQR como nefropatía de base. La supervivencia del injerto censurada por muerte del paciente a 5 años fue mayor en los pacientes con PQR que en los que no tenían PQR.

A 10 años, el tamaño de la muestra disminuía y se perdía la diferencia. La supervivencia del paciente a 3-5 años es mayor en personas con PQR. El análisis multivariante no mostró asociación entre PQR y supervivencia del paciente/injerto.

El 42,8% de los TR-PQR tenían prueba de imagen cerebral pre-TR; el examen con imagen cerebral de la presencia de aneurismas se ha realizado ante la presencia de síntomas o eventos, no como cribado en pacientes asintomáticos.

Se encontraron aneurismas en el 23,8% de los pacientes sometidos a pruebas de imagen pre-TR; de ellos, se optó por una actitud conservadora en 8 y por realizar clipajes en 2. De los 32 sin hallazgos, 2 fallecieron de hemorragia cerebral.

El 15% de los 98 pacientes fallecieron durante la evolución; 3 lo hicieron por rotura de aneurisma, 8 por neoplasia, 3 por causas cardiovasculares y uno por desconocida. De los 3 fallecidos por rotura, 2 tenían TAC normal y el otro no tenía exploración.

Los investigadores afirman, basándose en los resultados, que los pacientes con PQR presentan mayor supervivencia tanto del paciente como del injerto a 3-5 años que los que no tienen PQR. “La hemorragia intracraneal por rotura de aneurisma es una causa importante de muerte en trasplantados con PQR”, añaden los investigadores, según los cuales “el cribado de aneurismas en pacientes asintomáticos podría estar indicado”.