Sierra Leona es un país donde muere el 40% de los niños por culpa de la malaria”, indica la doctora Marta Lado, internista instalada en el país africano desde hace 4 años. La experta ha ofrecido una ponencia dentro de la serie de conferencia del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). En su charla Identidad del Internista ha explicado cómo es su trabajo en Sierra Leona y la situación médica en la región subsahariana. 

Según la experta de Medicina Interna, la situación más crítica que vive el país africano es al falta de médicos, ya que “solo hay 135 repartidos por toda Sierra Leona”. Según la experta, muchos médicos, ya mayores, quieren jubilarse, pero no pueden hacerlo debido a esta baja cifra de profesionales. La falta de higiene, la carencia de recursos para llegar a diagnósticos precisos y que el sistema público realmente sea privado en un país donde el sueldo normal son 100 dólares, reduce la calidad de la atención sanitaria, indica la médica.

“El 66% de la población muere de enfermedades que en Europa ya no existen y por la mala nutrición. La malaría y el VIH hacen también auténticos estragos entre la población”. Sobre el VIH en Sierra Leona, Lado explica que las cifras oficiales muestra que un 1,5% de la población está infectada, “pero no es cierto, hemos calculado que hay más de un 6% de casos de contagio en la población”.

La doctora explica que, por su estancia en Sierra Leona, ha conseguido trabajar en casos a los que es imposible acceder en Europa, como el Ébola. “Me he acostumbrado a pacientes con los bazos y a los hígados palpables desde el exterios, algo normal después de haber pasado varias malarias”, comenta la experta. “Ver muchos pacientes y perfeccionar la exploración física compensa la falta de tecnología y recursos. En estos lugares tienes que utilizar más la intuición y la inteligencia”, concluye Lado.