La molécula Jean-3 podría ser una diana terapéutica para la leishmaniasis, de acuerdo con el investigador Paul Alain Nguewa, que trabaja en el Instituto de Salud Tropical de la Universidad de Navarra. La investigación busca dar con nuevos tratamientos para esta patología, que guarda similitudes con el cáncer, según dijo el experto dentro del ciclo de conferencias de CampusÁFRICA de la Universidad de La Laguna, en Tenerife.

Según informa la agencia EFE, Nguewa explicó que la molécula Jean-3 se encuentra en fase de pruebas, pero por el momento todo apunta a que podría ser una diana terapéutica para tratar la leishmaniasis, una patología que funciona de manera similar al cáncer, tal y como demuestran varios estudios citados por el investigador de la Universidad de Navarra en su conferencia.

“Si, por ejemplo, nos fijamos en un tumor y en su desarrollo existe una molécula llamada mTOR que influye directamente en el crecimiento tumoral, algo muy parecido ocurre en el desarrollo de la leishmaniasis”, señaló el experto, para quien la similitud de patrones entre ambas enfermedades es lo que ha llevado a realizar las pruebas con la molécula Jean-3 en busca de nuevas formas de tratar la patología.

“Estamos ante una de las enfermedades más desatendidas a nivel mundial”, aseguró Francisco Javier Moreno, del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

Según explicó el especialista, la leishmaniasis causa 50.000 fallecimientos al año. Se trata de una patología endémica en 98 países, una cifra que está aumentando como consecuencia del cambio climático. “La leishmaniasis visceral es endémica en nuestro país, pero está provocada por un vector menos grave (Leishmania infantum), ya que es de origen animal y por lo tanto menos agresiva”, apuntó.

Respecto a la propagación de la patología, Moreno señaló que los movimientos migratorios tanto de animales como de personas tienen una influencia directa. “La globalización es inevitable, moverse es cada vez más sencillo y esto hace que tanto las personas como los animales que actúen como reservorios circulen por diferentes países”, añadió el experto en leishmaniasis.